El mundo de los sueños

     Cuando juegas con fuego te quemas, o eso nos han hecho creer siempre. Algo parecido pasa con la multiexposición en cámara, una vez comienzas no puedes terminar una foto, siempre necesitas añadir más, hasta que la estropeas, o no. Esta foto la realicé en abril de 2017. Bien, en realidad tendría que hablar de "estas fotos" porque hay unas cuantas apiladas; aclarado esto, comenzaba a profundizar en esta técnica y esta foto parecía ser la culminación a aquellos días en el delta del Ebro.

 

     Un motivo atractivo, marea a buen nivel, el sol a un buen ángulo con respecto al sujeto... pero un cielo aburridísimo. No había forma de hacer algo que me gustara: multiexposiciones con diferente matiz para conseguir contraste tonal, varias secuencias hasta que conseguí una que me gustó, pero el cielo seguía carente de interés. Unos minutos más tarde jugaba  con el desenfoque del reflejo del sol en el suelo fangoso de la marisma, esos tonos azulados y los puntos de luz me recordaron al cielo nocturno ¡tachán! ya sabía cual era la pieza final para la imagen multiexpuesta.

 

       No estaba preparado para hacer la foto, diez intentos y no conseguía superponer en el cielo los reflejos del sol en el agua. Era evidente que no era posible no superponer el rudimentario "Tori tarraconense". Repasando estos días fotos antiguas para continuar completando mi herbario fotográfico encontré estas fotos, rápido vinieron a mi mente las sensaciones de aquella mañana, como parecía estar sumido en un sueño mientras trataba de crear algo con lo que sorprenderme a mi mismo, pero que a la vez brotaba de mi subconsciente ¿es posible? sólo si crees que se puede soñar despierto.


Suscríbete a pablossanchez.com
Recibirás información puntual con lo que publico en el blog
Tu dirección de correo *
Tu nombre

Escribir comentario

Comentarios: 0