Mi polarizador Marumi DHG

     Tras haber adquirido el mejor zoom angular del mercado, tenía claro que el polarizador que iba poner delante tenía que estar a la altura.

 

     Buscando y buscando encontré varias webs con reviews, test, opiniones e imágenes de muestra. De lo primero que me di cuenta es que no hay que fiarse de todo lo que ponga: se notaba que algunas reviews estaban "compradas" por el fabricante del producto analizado. Pero encontré un ranking en la prestigiosa web americana lenstip.com para el cual habían realizado un minucioso estudio de la mayoría de polarizadores del mercado.


     Busqué entre las primeras posiciones y no encontré el que había sido mi anterior polarizador, el Hoya Pro1. Situado en la séptima posición leí la opinión de esta web e identifiqué los puntos fuertes y débiles que yo había notado durante el tiempo que lo utilicé: la web ganó en credibilidad.


     Mi objetivo era encontrar una buena relación calidad precio. El primero de la lista, el B+W Kaeseman me daba la calidad, pero sus 150€ (modelo de 77mm) me parecían un poco elevados. Compartiendo la primera posición se encontraba el Marumi DHG Super, el test le daba los mismos resultados en cuanto calidad óptica, reflejos, definición... me sorprendió encontrar ahí este polarizador del que nunca había oído hablar, y su precio mucho más accesible: 110€. Pero otro modelo de la misma marca, el Marumi DHG, estaba en 4ª posición, y lo más interesante era su precio: unos 70€.


     Comencé a investigar este polarizador que daba tan buenos resultados en los test, situándose por encima de Hoya, Heliopan, Kenko... ¡e incluso algunos B+W! solo encontré buenas palabras y lo que es más interesante: que las diferencias con el DHG Super eran sólo perceptibles en los test de estudio más rigurosos. 

 

     Lo había encontrado, este polarizador era la pareja perfecta para mi objetivo, e inmediatamente encargué un 77mm.

 

     En el momento que lo saqué de la cajita noté que tenía en mis manos un filtro robusto, consistente y de calidad. Su perfil fino evita el viñeteo y la rosca al girar es suave y constante. El día de la prueba de campo (podéis ver una imagen arriba) me sorprendió la capacidad que tiene filtrando luz: polarizaba a ángulos con respecto al sol que nunca había apreciado con el Hoya Pro1. 

 

     Como usuario que se ha dejado guiar y que ha realizado unas pruebas con este polarizador poco más puedo decir. Pero mi experiencia con otros polarizadores (que incluye Hoya HD) me hace afirmar que este es de una elevadísima calidad y que además cuenta con un precio asequible para muchos bolsillos.



Suscríbete a pablossanchez.com
Recibirás mi newsletter mensual con todas las novedades del blog.
Tu dirección de correo *
Tu nombre
* Required Field
Powered by Benchmark Email

Escribir comentario

Comentarios: 0